Title Image

Croquetas de bacalao


Croquetas de bacalao

Generalmente siempre tengo en el congelador croquetas variadas. Aprovecho un día en la cocina para hacer diferentes masas y después las vamos sacando poco a poco durante los siguientes meses. Estas croquetas de bacalao no faltan nunca, ya que en el norte es un producto que tenemos buenísimo y lo aprovecho en muchos platos.

Las croquetas caseras te resuelven un entrante o una cena rápida, pero la parte que me da más pereza de prepararlas es el formado. Con las pinzas de La Croquetera. esto no es ya un problema, porque doy forma a todas las croquetas superrápido y salen todas iguales, del mismo tamaño. Una vez formadas y rebozadas en pan rallado y huevo, las coloco en las bandejas para congelar y las guardo congeladas para otra ocasión, por eso es muy interesante hacer cantidad y tener siempre listas para un imprevisto.

Si también quieres probar estas pinzas para formar las croquetas rapidísimo y todas del mismo tamaño, en nuestra tienda online encontrarás varios colores de pinzas de La Croquetera, que también sirven para formar albóndigas, buñuelos, bolas de patata, sushi, falafel… ¡Lo que quieras!

Croquetas de bacalao

Tiempo de preparación45 min
Tiempo de cocción15 min
Tiempo total1 h
Raciones: 6

Ingredientes

  • 200 g de bacalao desalado y sin espinas
  • 60 g mantequilla
  • 65 g harina
  • 500 g leche entera
  • Sal
  • Nuez Moscada
  • Pimienta negra
  • Pan rallado
  • Huevo
  • Aceite de oliva virgen extra

Elaboración

Hacer la masa de croquetas:

  • Limpia muy bien el bacalao de piel o espinas, pásalo por agua, y escúrrelo muy bien, presionando entre papel de cocina. Desmenúzalo y saltéalo un minuto en una sartén con un poco de aceite de oliva. Pásalo a un plato con papel de cocina y reserva.
  • En una cazuela amplia, en este caso en mi cocotte Le Creuset, pon la mantequilla.
  • Cuando esté caliente y fundida, echa la harina, remueve con una varilla y deja que se tueste durante un par de minutos. Vierte poco a poco la leche caliente, dejando que se absorba antes de agregar otro chorro. Sin dejar de remover en todo momento verás como la salsa espesa hasta formar una crema.
  • Sube un poco el fuego y cuando comience a hervir la bechamel salpimenta y añade nuez moscada al gusto. Añade el bacalao y cuece la salsa durante unos 15 minutos, o hasta que veas que se separa de las paredes de la cocotte.
  • Vierte la masa sobre una fuente rectangular y deja que se enfríe a temperatura ambiente cubierta con papel film a piel. Una vez la masa esté fría, refrigera hasta el día siguiente.

Formar las croquetas:

  • Al día siguiente forma las croquetas. Usa para ello las pinzas de La Croquetera, que te ayudan a formar las croquetas más rápido y todas iguales, con el mismo tamaño.
  • Coge porciones de masa y suelta sobre un plato con pan rallado. Haz lo mismo hasta terminar la masa. Ahora reboza completamente las croquetas en pan rallado, huevo batido y de nuevo en pan rallado.
  • Colócalas sobre las bandejas de La Croquetera y repite hasta terminarlas todas.
  • Déjalas un par de horas sobre la encimera para que el pan rallado se seque. En este punto puedes congelarlas en las mismas bandejas de plástico para que no deformen, o bien freírlas.

Freír las croquetas:

  • Para freír las croquetas, añade abundante aceite de oliva en una sartén o cazo. Cuando esté caliente, lo ideal son unos 180 ºC, fríe las croquetas en tandas de no más de tres, para que el aceite no se enfríe (da igual que las croquetas estén congeladas o no).
  • Sácalas a un plato con papel absorbente y sirve inmediatamente bien calientes.
  • Nota: si las pinzas se te pegan un poco a la masa, puedes remojarlas, como recomienda el fabricante, en un vaso con agua y un chorrito de aceite.
Pamela Rodríguez

Pamela Rodríguez

Soy gallega aunque ando a caballo entre mi tierra y Bilbao, la ciudad de mi chico, la otra parte de Uno de dos, el blog donde comparto mi afición a la cocina y, en especial, a los postres. Me gusta adivinar los ingredientes de los platos que han preparado otros y estaría encantada de poder realizar recetas un poco más exóticas, pero en casa gustan más unos huevos fritos que el sushi.