Title Image

Cómo hacer pasta fresca


Cómo hacer pasta fresca

La pasta es uno de los alimentos que más gustan. ¿Quién se resiste a un plato de pasta recién hecho? Pues si te encanta la pasta tientes que probar a hacer pasta fresca, no tiene ni punto de comparación con la que compramos.

Los ingredientes básicos para hacer pasta fresca son: harina, huevos, sal y aceite de oliva; también es posible sustituir el huevo por agua. Además, se puede enriquecer la pasta con ingredientes como pimentón, curry, tinta de calamar, etc. Productos que le proporcionan de forma natural variedad de colores, aromas y sabores.

Aunque hacer pasta fresca puede parecer una tarea laboriosa, si contamos con una máquina de hacer pasta el proceso se acelera muchísimo. En cuanto le coges el truco ya no vuelves a comprar pasta nunca más. Los rodillos de la máquina se pueden ajustar fácilmente para ir pasando la masa hasta obtener láminas de pasta del grosor deseado.

Con estas láminas ya puedes preparar una lasaña o utilizarlas para hacer pasta rellena como raviolis o tortellinis. La otra ventaja de esta máquina es que incluye un cabezal para cortar la pasta en forma de fettucini (pasta de 6,5 mm de ancho) o tallarines (de 2 mm de ancho). Para ello solo tienes que coger la lámina de pasta y pasarla por este rodillo para cortarla. Con esta máquina de pasta fresca no hay nada que temer, ¡va como la seda!

Sobre todo, si no vamos a consumir la pasta en el momento es recomendable realizar un proceso de secado para que la pasta no se pegue. Para ello existe el secador de pasta. Se recoge directamente de la máquina la pasta ya cortada y se cuelga en las varillas del secador. En 30 minutos nuestra pasta estará seca. Entonces puedes cocinarla, guardarla envuelta en film en la nevera un par de días o congelarla. Esta última es la mejor opción si queremos conservarla durante más tiempo.

Para que te hagas una idea con 200 gramos de harina y 2 huevos salen 3 raciones de pasta fresca. Aunque ya sabemos que cuando se trata de pasta las raciones pueden variar mucho. En nuestra tienda online hemos creado toda una sección dedicada a la pasta fresca ¡No te la puedes perder!

Pasta fresca

Tiempo de preparación1 h
Tiempo de cocción20 min
1 h 20 min
Raciones: 3
Autor: Laura Sacristán

Ingredientes

Pasta fresca al huevo

  • 200 g de harina de trigo (puedes también utilizar sémola de trigo duro o una harina integral)
  • 2 huevos (pueden sustituirse por 100 ml de agua)
  • 2 cdtas. de aceite de oliva virgen extra (10 g)
  • 1/2 cdta. de sal (3 g)
  • Harina de trigo o de arroz para enharinar la pasta

Pasta fresca con pimentón

  • 190 g de harina de trigo
  • 1 cda. de pimentón (10 g)
  • 2 huevos (pueden sustituirse por 100 ml de agua)
  • 2 cdtas. de aceite de oliva virgen extra (10 g)
  • 1/2 cdta de sal (3 g)
  • Harina de trigo o de arroz para enharinar la pasta

Salsa de tomate y alcaparras

  • 2 dientes de ajo en láminas finas
  • 200 g de salsa de tomate o passata
  • 15 alcaparras
  • Sal y pimienta molida al gusto

Salsa de quesos

  • 150 ml de nata para cocinar o leche evaporada
  • 100 g de quesos variados (pusimos parmesano, azul y cheddar)
  • 1 pizca de nuez moscada
  • Sal y pimienta molida al gusto

Elaboración

  • Sobre una superficie lisa en la que se pueda amasar, crea un volcán con la harina, casca los huevos en medio, añade el aceite y la sal. Si haces la versión con pimentón añádelo también en este paso.
  • Mezcla bien los ingredientes con las manos y empieza a amasar. Amásala durante unos 8-10 minutos hasta que quede todo bien integrado, y la masa esté compacta y ligeramente elástica.
  • Haz una bola con la masa y envuélvela en film transparente o colócala en un bol untado con aceite y tapado. Déjala reposar en la nevera unos 20-30 minutos.
  • Divide la masa en 3 trozos para que sea más fácil estirarla. Echa un poco de harina de arroz en la superficie en la que estés trabajando y aplasta un trozo de masa ligeramente con las manos o con un rodillo.
  • Ajusta los rodillos de la máquina de hacer pasta al grosor más grande (número 7), y pasa tu masa por esa abertura de la máquina girando la manivela. Vete estrechando el espacio entre los rodillos cambiando de número y vete pasando la lámina de pasta entre ellos. Incorpora un poco de harina de arroz con la mano sobre la superficie de la masa para evitar que se pegue.
  • Para estos fettucini, la dejé en el grosor correspondiente al número 2 (es el ideal para este tipo de pasta, hazlo igual para tallarines), no llegando al punto más fino porque se rompe con demasiada facilidad.
  • Para cortar la lámina de pasta pásala por el rodillo de fettucini, y vete cogiéndolos con cuidado a medida que salgan. Espolvorea por encima un poco de harina de arroz, sepáralos completamente unos de otros y cuélgalos en el secador de pasta o déjalos estirados sobre una superficie enharinada. El tiempo de secado puede ser de solo 15 minutos.
  • Ahora ya solo tienes que cocer la pasta en una cazuela con agua hirviendo con sal durante 3-5 minutos, según el grosor que le hayas dado a la pasta. Se recomienda usar 1 litro de agua por cada 100 g de pasta y 1 cucharadita de sal por cada litro de agua. Luego escurre la pasta en un colador y acompáñala con la salsa que quieras.
  • Para conservar la pasta déjala secar un total de 30 minutos. Luego ponla en bolsas o envuélvela en film y guardarla en la nevera durante un par de días, o congélala para conservarla más tiempo.

Para la salsa de tomate

  • Pon una sartén a fuego medio, añade los dientes de ajo y cocínalos un par de minutos.
  • Incorpora la salsa de tomate y baja el fuego a bajo. Deja que se espese la salsa durante unos 5 minutos. Por último, añade las alcaparras y salpimienta al gusto. Reserva.

Para la salsa de quesos

  • Tritura en una picadora todos los quesos, o también puedes rallarlos.
  • Pon la nata junto con los quesos en un cazo. Añade la nuez moscada y salpimienta al gusto. Cocina a fuego medio durante 5 minutos removiendo continuamente hasta que espese un poco. Reserva.
Tags:
Laura Sacristán

Laura Sacristán

De diseñadora de productos a diseñadora de platos. Mi pasión por la cocina y la fotografía gastronómica me han llevado a reconducir mi carrera hacia los fogones. Mi formación autodidacta se fue complementando con varios cursos de fotografía y nutrición, y finalmente me decidí a estudiar cocina. Estoy aquí porque me encanta crear y vivir nuevas experiencias, siendo una de mis preferidas elaborar nuevas recetas de cocina, que comparto en Shoot The Cook.