Title Image

Cocottes ► Guía de uso y cuidado


Cocottes ► Guía de uso y cuidado

Una cocotte de hierro es una cazuela de hierro fundido esmaltado con un sistema de vitrificado único. Son aptas para usar en todo tipo de fuegos y fuentes de calor, incluidas las placas de inducción y vitrocerámica, gracias a su base de hierro. También se pueden usar en el congelador y horno, si su pomo es de acero. No son aptas para microondas, a excepción de los modelos mini de gres. Son unas ollas de hierro maravillosas para cocinar como nuestras abuelas, al «chup chup». Los resultados en guisos, legumbres, estofados… , o cualquier plato que requiera una cocción lenta y tradicional, ¡son espectaculares!

Características de las cocottes de Le Creuset

  • Gracias a su esmaltado, están protegidas de la oxidación.
  • No absorben la humedad, el color ni el olor de los alimentos, siendo muy higiénicas y fáciles de limpiar.
  • Se pueden guardar los alimentos con toda la seguridad en su interior tanto en el frigorífico como en el congelador.
  • Su pomo de acero inoxidable permite que se puedan usar en el horno, y además es ergonómico, para una cómoda sujeción.
  • Permiten cocinar a fuego medio o bajo con el consiguiente ahorro energético, pero siempre con un excelente resultado de cocción.
  • Su tapa tiene un ajuste muy preciso, perfecto para que no se escapen vapores y que los alimentos mantengan todo su aroma y cualidades.

Beneficios de usar una cocotte de hierro

Estas cazuelas son más gruesas y pesadas que otras cazuelas de hierro fundido, por lo que retienen mejor la temperatura y mantienen una cocción homogénea. La distribución del calor uniforme hace que los alimentos no pierdan su jugo durante la cocción, conservando todos sus nutrientes y vitaminas y no tienen puntos de sobrecalentamiento, ya que la base, las paredes y la tapa tienen el mismo grosor, lo que garantiza una estupenda transmisión del calor. Todas estas características hacen que las cocottes de Le Creuset sean unas cazuelas muy versátiles, cómodas y prácticas con las que los alimentos siempre quedarán perfectamente cocidos de manera uniforme, sin quemarse por fuera y quedar crudos por dentro. Por eso, son ideales para cocer, asar, saltear o freír una gran variedad de platos y preparaciones: arroces, carnes, pescados, legumbres, verduras, estofados, guisos, cremas, salsas, sopas… Incluso para hornear panes, tartas y pasteles caseros. Y además, ¡tienen garantía de por vida!

Tipos de ollas de hierro

Existen diferentes tamaños y formas de cocottes, que podrás adaptar según el número de comensales para los que sueles cocinar o el tipo de platos que sueles preparar. Nuestras recomendaciones son:

  • 1 a 2 comensales ► 16 cm
  • 2 a 4 comensales ► 20 cm
  • 4 a 6 comensales ► 24 cm
  • 6 a 8 comensales ► 28 cm
  • 8 a 10 comensales ► 30 cm

Cocottes redondas

La cocotte redonda es la más versátil ya que sirve, por su profundidad y diferentes diámetros, para hacer desde guisos, cocidos o sopas, hasta para hornear piezas de carne, panes o bizcochos. Es una cazuela que usarás a diario.

Cocottes ovaladas

La cocotte ovalada es ideal para ti si preparas carnes o pescados al horno con frecuencia. Te permitirá cocinar piezas más grandes que en una cocotte redonda.

Cocottes bajas

Las cocottes bajas son ideales para preparar arroces secos o caldosos y risottos, aunque también podemos utilizarlas para cocinar deliciosos guisos y tartas.

Minicocottes

A diferencia de las anteriores, las minicocottes son de material de gres, pero pueden usarse con temperaturas entre los -18 y los 260ºC, por lo que son aptas para usar en el horno, microondas y congelador. También son ideales simplemente para presentar platos, tanto dulces como salados, en porciones individuales.

Cómo usar una cocotte de hierro

Antes del primer uso, debes lavar tu cocotte con agua, jabón suave y esponja no abrasiva. Déjala secar al aire, o seca con un paño limpio.

Puedes usarla en todo tipo de fuegos y fuentes de calor, incluidas las placas de inducción y vitrocerámica, gracias a su base de hierro. Empieza siempre el uso con una temperatura no muy alta para que el calentamiento sea progresivo, y con líquido en su interior, nunca vacía para no estropear el esmaltado.

Utiliza solamente utensilios de madera o silicona para no rallar tu cocotte de hierro colado. Siempre manipúlala con guantes o paño de cocina, ya que sus asas al ser de hierro cogen mucha temperatura y podrías quemarte. Y recuerda, son de hierro, pesan mucho más que una cazuela convencional, así que cuidado durante su manipulación y uso.

Cómo limpiar una cocotte Le Creuset

Las ollas de hierro fundido se pueden lavar en el lavavajillas, aunque se recomienda su lavado a mano para proteger mejor el esmaltado, con jabón neutro y esponja, no estropajos que puedan rallarlas. Debes esperar a que estén frías, no lavarlas según terminemos su uso, ya que un choque térmico podría dañarlas. Si tiene resto de comida pegada, añade un poco de agua caliente con jabón neutro, espera unos minutos y lava normalmente.

Como añadido, también puedes usar un producto específico como el limpiador de vitrificado de Le Creuset, que elimina las manchas provenientes del calor, la decoloración y la suciedad mientras preserva y mejora el brillo de nuestras cocottes de hierro. Esta fórmula única, especialmente fabricada para los utensilios de hierro colado esmaltado de Le Creuset, limpia y protege sin dañar, removiendo los alimentos con cuidado, incluso los depósitos quemados y ayuda a mantener el brillo del esmalte.

Pamela Rodríguez

Pamela Rodríguez

Soy gallega aunque ando a caballo entre mi tierra y Bilbao, la ciudad de mi chico, la otra parte de Uno de dos, el blog donde comparto mi afición a la cocina y, en especial, a los postres. Me gusta adivinar los ingredientes de los platos que han preparado otros y estaría encantada de poder realizar recetas un poco más exóticas, pero en casa gustan más unos huevos fritos que el sushi.